Nuevas recetas

Ben & Jerry's Sues Porn Company

Ben & Jerry's Sues Porn Company


Aparentemente, los cineastas traviesos estaban estafando la imagen de marca de Ben & Jerry y haciendo riffing de nombres de sabores.

Ben & Jerry's, de sabores de helado súper saludables y aptos para niños como Cherry García, está demandando a una empresa de pornografía por infracción de marca registrada, informa el New York Post.

Según la demanda, Caballero Video ha estado vendiendo una serie de videos porno de "Ben & Cherry's", con títulos inspirados en sabores de helado. Así que "Cherry García" se convirtió en "García peludo", Boston Cream Pie se convirtió en "Boston Cream Thigh" y la Copa de mantequilla de maní inspiró la "Taza D de mantequilla de maní". Quienquiera que se le ocurriera estos títulos debe haber sido enlucido.

Las portadas de videos también informan sobre elementos de diseño extraídos de los contenedores de helado, como las inocentes nubes blancas, los cielos azules y las vacas pastando. Según la demanda, la comparación lado a lado "evidencia la copia flagrante y escandalosa de los acusados ​​y la apropiación indebida de la propiedad intelectual de Ben & Jerry".

Naturalmente, Ben & Jerry's está exigiendo todas las ganancias de Caballero de las películas porno de Ben & Jerry's, además pide que todas las películas se les entreguen "para su destrucción" y están buscando una compensación por daños no específicos. Imaginamos que la gente detrás de Caballero está necesitando un trago fuerte en este momento. Pero ahora podemos pasar el resto del día inventando títulos de helados traviesos (el Late Night Snack de Jimmy Fallon ya tiene un alto potencial de insinuaciones).


Ben & amp Jerry & # 8217s demanda a compañía porno por películas con clasificación X de Ben & amp Cherry & # 8217s

El fabricante estadounidense de helados Ben & amp Jerry's está demandando a una compañía de pornografía en DVD en una disputa de derechos de autor por el uso similar de su nombre en una serie de películas con clasificación X.

La compañía estadounidense afirma que las películas duras de Ben & amp Cherry han manchado su reputación al crear una asociación con la pornografía.

Ben & amp Jerry's argumentan que los DVD, con títulos y temas basados ​​en sabores "conocidos e icónicos", infringen las leyes de derechos de autor de Estados Unidos, según una denuncia presentada esta semana en Manhattan.

Una variedad de títulos controvertidos, incluidos Boston Cream Thigh, New York Fat & amp Chunky y Peanut Butter D-Cup, han causado especial preocupación a los fabricantes de golosinas heladas de Vermont.

Ben & amp Jerry's, basándose en sus propios sabores Boston Cream Pie, New York Super Fudge Chunk y Peanut Butter Cup, dijo que los títulos de las películas probablemente causarían "confusión, error o engaño".

El empaque de los DVD también utiliza marcas comerciales clave de la compañía, como vacas pastando, pasto verde y grandes nubes blancas hinchadas, se afirma.

Ben & amp Jerry's está pidiendo a la corte que impida que la compañía, Rodax Distributors Inc, venda y distribuya las películas y también busca daños no especificados.

A pesar de sus objeciones, Ben & amp Jerry's ha utilizado anteriormente algunos nombres picantes para sus sabores de helado, incluidos Schweddy Balls y Karamel Sutra.


Ben & amp Jerry's demanda al estudio de Valley por títulos de películas porno con sonido similar

Caballero Video en Canoga Park, uno de los estudios de pornografía más antiguos de la zona, buscaba rendir homenaje a Ben & amp Jerry's con sus películas con clasificación X "Ben & amp Cherry’s". El fabricante de helados no quedó impresionado.

La compañía de Vermont, conocida por sus delicias congeladas como Boston Cream Pie, Peanut Butter Cups y Chocolate Fudge Brownie, demandó a Caballero esta semana en un tribunal federal alegando infracción de marca registrada.

Los DVD, según la presentación, implican "copia y apropiación indebida descarada e indignante de la propiedad intelectual de Ben & amp Jerry". Ben & amp Jerry's ganó una orden judicial que impedía temporalmente al estudio comercializar y vender títulos como "Boston Cream Thighs", "Peanut Butter D-Cups" y "Chocolate Fudge Babes".

El productor de DVD, conocido oficialmente como Rodax Distributors Inc., debe dejar de ofrecer los 10 títulos de su serie Ben & amp Cherry a medida que avanza el caso y eliminar toda mención en línea de los productos con clasificación X, según la orden judicial.

Caballero también recibió la orden de deshacerse de los empaques que imitaban los contenedores distintivos de Ben & amp Jerry, que incluyen vacas, campos de hierba, nubes hinchadas y el lema "Vermont’s Finest". La versión de Caballero incorporó elementos similares, así como actrices que posaban seductoramente bajo la frase "Porno’s Finest".

Ni Caballero ni Ben & amp Jerry's pudieron ser contactados para hacer comentarios.

Ben & amp Jerry's, una subsidiaria de Unilever, distribuye sus productos en todo el mundo en supermercados, tiendas de conveniencia, Ben & amp Jerry's Scoop Shops, restaurantes y otros lugares.

La compañía a menudo juega con nombres y palabras, con sabores como Cherry García, Imagine Whirled Peace y Phish Foods.


Actualizaciones en vivo

Kevin Havelock, presidente de refrigerios en Unilever, comparó la toma de posesión con un nuevo matrimonio. “Había que aprender mucho”, dijo. "Donde ha habido desafíos, los hemos discutido".

Pero hoy, 15 años después del acuerdo, Michalak dijo que Ben & amp Jerry's seguía tan impulsado por la misión como siempre y estaba teniendo un impacto mayor que antes debido a su mayor tamaño. (Desde la adquisición, Unilever casi triplicó los ingresos de Ben & amp Jerry y agregó cientos de puestos de trabajo). Y en lugar de ver a Ben & amp Jerry's simplemente desaparecer en Unilever, Michalak y sus colegas han impulsado a su nueva empresa matriz para que se convierta en una multinacional más progresista. .

La receta para esta asociación amistosa se escribió en el acuerdo de adquisición. Unilever, no queriendo desperdiciar su compra, eligió operar Ben & amp Jerry's con más autonomía que cualquiera de sus otras subsidiarias. Para garantizar que los mandos intermedios no contaminen la cultura única, Unilever estableció una "junta externa" encargada de supervisar la cultura y la misión social de Ben & amp Jerry.

Esa junta, que inicialmente comprende cinco partidarios de Ben & amp Jerry's desde hace mucho tiempo, incluidos el Sr. Cohen y el Sr. Greenfield, tiene la autoridad para establecer nuevos objetivos agresivos de impacto social y hacer retroceder a Unilever.

La placa externa todavía existe. De acuerdo con el acuerdo de fusión legalmente vinculante, la junta no informa a ninguna autoridad que no sea ella misma, nombra a sus propios miembros, tiene derecho a demandar a Unilever y existirá a perpetuidad. (El Sr. Cohen y el Sr. Greenfield, que ya no están en la junta, se negaron a comentar para esta columna).

Incluso con la junta externa en su lugar, quedaba una pregunta: ¿Cuántas de las ambiciosas iniciativas de Ben & amp Jerry podría esperarse razonablemente que respaldara una multinacional como Unilever?

Resultó que la respuesta fue la mayoría de ellos. Después de los despidos iniciales, Unilever le dio en gran medida a Ben & amp Jerry's la autonomía para seguir su propia agenda, siempre y cuando el helado siguiera fluyendo.

Cuando el Sr. Michalak asumió la misión social en 2006, trabajó con la junta externa para redoblar los compromisos con los agricultores locales, presionar para el etiquetado nacional de organismos genéticamente modificados y establecer metas aún más ambiciosas para reducir el consumo de energía y el desperdicio.

La empresa ofrece ahora a sus trabajadores peor pagados más del doble del salario mínimo nacional. Según su sitio web, solo usa huevos sin jaulas. Y recientemente, Ben & amp Jerry's se convirtió en una Corporación B, una certificación voluntaria de un grupo sin fines de lucro llamado B Lab que designa compañías que mantienen altos estándares sociales y ambientales.

Havelock dijo que Unilever se había inspirado en los ambiciosos objetivos sociales y ambientales de Ben & amp Jerry. Unilever incluso ha pensado en lo que se necesitaría para convertirse en una Corporación B, una consideración radical para una de las empresas más grandes del mundo, pero cree que es inviable en este momento.

De vez en cuando, los manifestantes siguen llegando a Ben & amp Jerry's. Recientemente, 120 activistas marcharon frente a la tienda insignia en Burlington exigiendo mejores condiciones para los trabajadores migrantes en las granjas lecheras de los proveedores.

Pero sobre todo, Ben & amp Jerry's está avanzando con su capitalismo infundido de activismo, una pinta de Chunky Monkey a la vez. De hecho, Ben & amp Jerry's incluso ha redescubierto su espíritu político.

La empresa apoya la igualdad en el matrimonio y la reforma del financiamiento de campañas. Y recientemente introdujo un sabor, Save Our Swirled, destinado a crear conciencia sobre el cambio climático. La etiqueta está ilustrada con vacas encaramadas sobre icebergs derretidos, y Ben & amp Jerry's insta a los clientes a presionar a los líderes gubernamentales para que adopten los estándares de energía limpia.

“Incluso antes de Unilever, la empresa siempre se dirigía a los extremos incómodos de la defensa y el activismo”, dijo Michalak. "Estamos haciendo más ahora en la misión social que nunca en la historia de la empresa".


Jacuzzis: Ben & amp Jerry & # x27s demanda a la empresa de pornografía hardcore estadounidense Ben & amp Cherry & # x27s por manchar la reputación de un fabricante de helados y # x27s

Ben & amp Jerry's identificaron algunos de los nombres con clasificación X similares al suyo como Boston Cream Thigh, New York Fat & amp Chunky y Peanut Butter D-Cup.

Artículo marcado como favorito

Encuentra tus marcadores en tu sección Premium Independiente, debajo de mi perfil

Ben & amp Jerry's demandó el miércoles al fabricante de los DVD con clasificación X de “Ben & amp Cherry's”, diciendo que las películas “pornográficas incondicionales” han manchado la reputación del fabricante de helados.

La demanda de marcas registradas en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. En Manhattan dijo que la venta de DVD pornográficos y productos relacionados con el sexo duro y de explotación está empañando el nombre de Ben & amp Jerry's Homemade Inc. al crear una asociación con la pornografía. Dijo que las afirmaciones surgen de la distribución y venta de una serie de DVD que contienen "películas pornográficas duras y explotadoras" con títulos y temas basados ​​en los sabores de helado "conocidos e icónicos" de Ben & amp Jerry's, así como envases que contienen productos clave de la empresa. características tales como una vaca pastando, pasto verde y grandes nubes blancas hinchadas.

La demanda de la compañía con sede en Vermont dijo que las películas probablemente causarían "confusión, error o engaño" con respecto a las marcas comerciales de la compañía. Identificó algunos de los nombres con clasificación X similares al suyo como "Boston Cream Thigh", "New York Fat & amp Chunky" y "Peanut Butter D-Cup". Ben & amp Jerry's tiene sabores de helado titulados: "Boston Cream Pie , "" New York Super Fudge Chunk "y" Taza de mantequilla de maní ".

Durante casi 35 años, Ben & amp Jerry's ha producido y vendido helados, dulces congelados, yogur helado y sorbete, creando el alcance de sus marcas comerciales a través de más de 300 Ben & amp Jerry's Scoop Shops en los Estados Unidos y otras 150 tiendas a nivel internacional, también. como a través de supermercados, farmacias, charcuterías, heladerías y en línea, dice la demanda.

La demanda busca daños y perjuicios no especificados. Un mensaje dejado con los acusados ​​Rodax Distributors y Caballero Video en sus oficinas de North Hollywood, California, no fue devuelto de inmediato.

Ben & amp Jerry's ha utilizado algunos nombres picantes para sus sabores de helado, incluidos Schweddy Balls y Karamel Sutra.


Contenido

TemporadaEpisodiosOriginalmente emitido
Emitido por primera vezEmitido por última vez
1173 de octubre de 2004 (2004-10-03) 20 de marzo de 2005 (2005-03-20)
22727 de septiembre de 2005 (2005-09-27) 16 de mayo de 2006 (2006-05-16)
32426 de septiembre de 2006 (2006-09-26) 29 de mayo de 2007 (2007-05-29)
42025 de septiembre de 2007 (2007-09-25) 21 de mayo de 2008 (2008-05-21)
51322 de septiembre de 2008 (2008-09-22) 8 de diciembre de, 2008 (2008-12-08)

Temporada 1 (2004-05) Editar

Un prominente hombre de negocios que originalmente es un nativo de Sudán quiere demandar al gobierno de los Estados Unidos por la falta de acción tomada contra el caos que está ocurriendo en su país y Paul espera que Lori tome el caso, la socia fundadora del caso, Shirley Schmidt, llega con la misión de poner orden en la firma y mientras se da a conocer, tiene que lidiar con Denny que no la quiere allí, ayudar con el caso de alto perfil de Lori, y se entera de que tiene que vigilar a Alan Alan termina defendiendo a un hombre que mató a su madre por accidente, o eso dice.

Lori, junto con Denny y Shirley, defienden a un superintendente escolar que despidió a tres profesores de ciencias porque se negaron a enseñar creacionismo y ahora están siendo demandados por ellos Alan se entera de que su asistente ha expresado su preocupación por su relación laboral Alan descubre que su cliente Bernard Ferrion, quien mató a su madre, puede haberlo matado de nuevo, y esta vez su vecina Sally es despedida y se entera de que un socio cercano no está muy interesado en brindar una mano de apoyo Alan se sorprende al ver aparecer un rostro familiar: Catherine Piper (de un episodio anterior de La práctica donde fue testigo en el caso de asesinato de la ciudad natal de Alan, más conocido por estrechar la mano de Alan con "caca" en sus guantes como venganza por sus bromas infantiles).

Temporada 2 (2005-06) Editar

Alan, Denny y Brad representan a Kelly Nolan (Heather Locklear), quien está siendo juzgada por envenenar a su esposo Tara Wilson, la segunda silla de Shirley Schmidt y se sorprende al descubrir que el abogado contrario es su ex amante, Malcolm Holmes (Rupert Everett) Garrett Wells. y Sara Holt ayudan a Denise Bauer en un caso en el que un hombre judío se sintió violado cuando sus compañeros de trabajo cristianos realizaron lecturas bíblicas en el lugar de trabajo. Para empeorar las cosas, Denise recibe los papeles del divorcio.

Denny lleva a Alan a Nimmo Bay en Columbia Británica para ayudarlo a superar su ruptura con Tara. Catherine confiesa el asesinato de Bernard. Sara y Garrett toman medidas extremas para ayudar a Denise a desafiar las demandas de pensión alimenticia de su esposo en sus procedimientos de divorcio.

Denise se encuentra en una posición difícil cuando un caso de lesiones automovilísticas que desatendió durante tres años llega a juicio y no está preparada mientras Garrett investiga, conoce a Cassie (Tamara Feldman), una joven asistente legal cuyas extrañas tendencias sexuales esconden un pasado doloroso que Denny aprende. debe disculparse con Lori o enfrentarse a una demanda por acoso sexual. Alan lleva a Sara a cenar ya un "espectáculo".

Después de secuestrar a un testigo y agredir físicamente a un sacerdote, Brad es juzgado y solicita la ayuda de Denny y Shirley para que lo rescaten.Las manos de Alan están ocupadas con los problemas financieros de su secretaria cuando la compañía de su tarjeta de crédito cobra tasas de interés ridículas que la endeudan $ 50,000. .

Alan y Denny defienden a un hombre acusado de asesinato después de que sacrificara a su esposa que tenía la enfermedad de Alzheimer.Los miembros de la familia perdidos regresan cuando el exmarido de Shirley le pide que sea el "padrino de boda" en su boda y Paul busca a su hija separada (Jayne Brook ).

Temporada 3 (2006-07) Editar

El nuevo socio Jeffrey Coho (Craig Bierko) y Denise comienzan a representar a Scott Little, quien teme que sea sospechoso del asesinato de un juez Denny Crane intenta tener citas en línea con resultados desastrosos Alan y la nueva asociada Claire Simms (Constance Zimmer) representan una cruz- tocador (Gary Anthony Williams) que fue despedido por tomarse una licencia por maternidad.

Alan defiende a Denny por contrabandear grasa en el extranjero para convertirla en combustible Clarence intenta su primer caso con Paul y Bethany, un asesinato en primer grado donde un restavec haitiano traído a Estados Unidos mató a su empleador, un hombre que supuestamente planeaba vender a su hijo como esclavo Jeffery Coho decide dejar la empresa.

Alan y Denny representan a dos hermanos acusados ​​de matar a su padre abusivo, Clarence y Jerry Espenson se enfrenta a un enorme establecimiento de juego cuando una mujer alega que sus deudas de juego fuera de control fueron culpa del casino.

* Apariciones regulares finales de Denise Bauer y Paul Lewiston

Temporada 4 (2007-08) Editar

Shirley es demandada por la Universidad de Stanford después de que ella incumple una donación de $ 3 millones, y le pide a Alan que la represente, solo para encontrarlo inútil contra un viejo amor y abogado contrario, Lorraine Weller (Saffron Burrows) Los problemas de Alan se ven agravados por los problemas de la jueza Gloria Weldon. el deseo de estar embarazada de él Denny es arrestado por solicitación, pero se enfurece más al saber que su némesis, el socio principal Carl Sack (John Larroquette), se ha trasladado a Boston para dirigir el litigio. caso, un juicio por asesinato, con Jerry Espenson Clarence se mete en problemas por participar en una competencia de baile como Clarice.

Lorraine Weller (Saffron Burrows) es contratada para trabajar en litigios en la firma, llamando la atención de Alan y Denny Joseph. Comienza el juicio de Washington, y Katie, Jerry y Alan lo defienden El juez Weldon espera la decisión de Alan sobre engendrar a su bebé.

Vuelve la palabra ensalada de Alan, pero se niega a reconocer la causa de que Shirley representa al amigo de Denny, el general "Fitz" Fitzgerald, quien está amenazado con ser dado de baja del ejército después de que reveló su homosexualidad. Whitney Rome (Taraji P. Henson) llega a la firma desde Nueva York, y Carl les asigna a ella y a Katie que se hagan cargo de la batalla por la custodia de un torero de nueve años.

Alan es abordado por el juez Harvey Cooper (Anthony Heald) en nombre de Concord, Massachusetts, quien quiere que él los represente en su intento de separarse de los Estados Unidos. Alan toma el caso, ofendiendo a Denny, quien aparece en la corte representando a los Estados Unidos. Alan y Denny son aceptados en la Guardia Costera.

Temporada 5 (2008) Editar

Alan y Denny se enfrentan a Denise Bauer y al USDA cuando representan a una ganadera, Carol Hober (Valerie Bertinelli), quien está demandando al gobierno por no permitirle analizar todo su ganado para detectar la enfermedad de las vacas locas. Jerry está lista para ser socio pero el panel. de socios que deciden su destino, incluido Paul Lewiston, ven sus deficiencias sociales como un problema. Alan y Denny discuten sobre política en vísperas de las elecciones.


19 sabores de frijoles de jalea que nos provocan náuseas, comenzando con cerumen

Hay & # 8217 algo seriamente mal con la gente que hace gominolas.

Mira, todos estamos a favor de probar algo nuevo, pero parece que las cosas han ido demasiado lejos cuando se trata de sabores de gominolas. WTF estaba sucediendo en la reunión de mentes cuando más de una persona estuvo de acuerdo en que hacer un dulce con sabor a moco era una buena idea. Por otra parte, hay un buen número de niños que disfrutan de un buen moco o dos y mdash, así que tal vez, solo tal vez, ese sabor esté en algo. Aún así, no podemos cumplir con la mayoría de estos.

A continuación se muestran los sabores de gominolas más repugnantes de todos los tiempos.

1. Pimienta negra

Parte de Jelly Belly & # 8217s Harry Potter Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Beans, este sabor es probablemente el menos asqueroso de los horribles sabores de gominolas que existen.

2. Moco

Cuando deguste Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Beans, no querrá morder esta sorpresa salada.

3. Suciedad

La mayoría de nosotros hemos comido un poco de suciedad entre la caída y la infancia, pero eso no significa que esperemos probar este sabor de Beans Every Flavor Beans de Bertie Bott.

4. Lombriz de tierra

Nada acerca de los dulces que saben a lombrices de tierra pegajosas está bien. Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Beans vuelven a atacar.

5. Cera

Nunca volverás a mirar tus hisopos de la misma manera si terminas masticando un Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Bean con sabor a cera.

6. Huevo podrido

Recuerda la escena del huevo podrido en Charlotte & # 8217s Web? Podrás experimentarlo por ti mismo y mdash directamente en tu boca si aterrizas en este huevo podrido en una caja de Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Beans.

7. Salchicha

Cuando se disfruta adecuadamente, la salchicha tiene un sabor maravilloso. Cuando se condensa en una pequeña gominola en una caja de Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Beans, no está bien.

8. Jabón

Si sobrevivió durante toda su infancia sin que le lavaran la boca con jabón, no arruine la tendencia con un Bertie Bott con sabor a jabón y todos los sabores Bean.

9. Vómito

Cuanto menos se hable de este Bertie Bott & # 8217s Every Flavor Bean, mejor. Intente respirar profundamente por la nariz para evitar la necesidad de vomitar.

10. Calcetines apestosos

Los frijoles Jelly Belly & # 8217s BeanBoozled engañan a los desventurados fanáticos de los gominolas para que coman frijoles que parecen sabores normales y sabrosos, pero que en realidad saben a cosas repugnantes como calcetines apestosos. A menos que seas un golden retriever, mantente alejado de este sabor.

11. Recortes de césped

Este sabor a hierba BeanBoozled no es tan terrible como algunos de los demás. Pero la hierba fresca es más un aroma agradable que un sabor delicioso.

12. Pasta de dientes

La menta no es un mal sabor, pero este sabor de pasta de dientes BeanBoozled tiene toda la aspereza medicinal y calcárea que esperarías de una ingestión accidental de pasta de dientes.


Cuando éramos pequeños: Ben & Jerry's


1986: Jerry Greenfield (izquierda) y Ben Cohen se paran frente al Scoopmobile en Burlington, Vermont. (Toby Talbot / AP)

Bienvenidos a "Cuando éramos pequeños", nuestra nueva serie que analiza los años de las pequeñas empresas de lo que se convirtió en algunas de las empresas más reconocidas del país. En entrevistas con sus fundadores, exploramos cómo comenzaron, qué impulsó su ascenso y qué desafíos enfrentaron en el camino.

En el verano de 1978, dos amigos abrieron una heladería improvisada en una gasolinera abandonada en el norte de Vermont. Usando una sola máquina de helado de cinco galones, produjeron lote tras lote de sabores extravagantes como Chunky Monkey y Heath Bar Crunch.

En las décadas que siguieron, Ben Cohen y Jerry Greenfield convirtieron a Ben & amp Jerry's en una legendaria empresa de creación de hielo, con más de 600 tiendas exclusivas en 35 países de todo el mundo y ventas anuales que ahora superan los 500 millones de dólares.

Y pensar, todo sucedió porque uno de ellos no pudo ingresar a la escuela de medicina y el otro no pudo vender suficiente cerámica.

Durante una entrevista conjunta, Cohen y Greenfield nos llevaron de regreso a los primeros años en la compañía, incluida su inversión de $ 5 en un curso de elaboración de helados, la invención de su sabor más inspirador y su épica batalla de marketing con Pillsbury Doughboy. Lo que sigue es una transcripción de nuestra entrevista, ligeramente editada para mayor claridad.

J.D. Harrison: ¿Cómo se conocieron por primera vez?

Ben Cohen: Jerry y yo nos conocimos en la secundaria, cuando se desmayó en la clase de gimnasia. Me impresionó mucho y rápidamente nos hicimos amigos.

Algunos años después, había abandonado la universidad y estaba tratando de convertirme en alfarero, pero nadie quería comprar mi cerámica, y Jerry había terminado la universidad y estaba tratando de ir a la escuela de medicina, pero nadie lo dejaba entrar en su escuela de medicina. Entonces, estaba entregando ruedas de cerámica y trabajando como taxista, y él era un técnico de laboratorio, trabajando en cerebros de ratas e hígados de vaca en un laboratorio de investigación, y a ninguno de nosotros realmente le gustó lo que estábamos haciendo con nuestras vidas. Así que decidimos intentar empezar algo juntos.

Harrison: ¿Por qué helado?

Jerry Greenfield: Lo que Ben no mencionó fue que los dos éramos niños gordos y regordetes al crecer y que nos gustaba comer. Entonces sabíamos que queríamos hacer algo con la comida. Pensamos en un montón de diferentes tipos de alimentos: bagels, fondue, algunos otros.

De hecho, descontamos el precio de los equipos para hacer bagels de un proveedor de equipos usados ​​para restaurantes, pero nos dimos cuenta de que era más dinero del que teníamos entre nosotros. Cuando descubrimos que el helado sería más barato, elegimos helado.

Harrison: ¿Cómo aprendiste a hacerlo?

Greenfield: Tomamos este curso por correspondencia de $ 5 de Penn State. Creo que en realidad lo dividimos, pagando $ 2.50 por pieza. Te enviaron un libro de texto por correo, leímos los capítulos y todas las pruebas fueron a libro abierto, así que lo hicimos bastante bien.

Harrison: ¿Por qué abriste la tienda en Burlington, Vermont?

Cohen: Los dos teníamos 26 años y nos gustó la idea de una ciudad universitaria rural que fuera el entorno en el que queríamos vivir. La mayoría de las ciudades cálidas ya tenían heladerías caseras, así que empezamos a buscar en Burlington porque no tenían una. aún.

Harrison: Entonces, ¿cómo encontraste tu primera ubicación?

Cohen: Estábamos buscando un lugar que pudiéramos pagar, y nos encontramos con esta gasolinera vieja, deteriorada y en ruinas frente al parque del ayuntamiento que tenía estacionamiento donde solían estar las bombas. Sin embargo, el techo había fallado y había unos diez centímetros de hielo en el suelo del interior. Pero ya sabes, lo seguimos, por la ubicación.

Harrison: ¿Cómo financió el inicio del negocio?

Cohen: Se suponía que ambos íbamos a ganar $ 4,000. Jerry aportó sus $ 4.000 y yo obtuve $ 2.000, y luego me las arreglé para obtener otros $ 2.000 de mi padre.

Greenfield: Luego obtuvimos otros $ 4,000 del banco, así que comenzamos con $ 12,000. Nuestra solicitud de préstamo inicial fue de $ 18,000, pero debido a que solo habíamos firmado un contrato de arrendamiento por un año, no pensaron que fuera muy prudente. Entonces nos dieron $ 4,000 y tuvimos que hacer que funcionara.

Harrison: Entonces, ¿cuál fue tu siguiente movimiento?

Greenfield: Tuvimos que empezar por el techo. Quiero decir, se podía ver la luz del día entrando por el techo. Ben pasó muchas horas allí reparándolo personalmente.

Harrison: ¿Entonces ustedes son los fabricantes de helados y los reparadores?

Cohen: Tenía que hacerlo, estaba en mal estado y teníamos poco dinero. Pasé por el periódico local y tenían pilas de estas finas hojas de hojalata que usaban para imprimir los papeles, y las vendían a 10 o 15 centavos la pieza. Los compraba todos y los clavaba en el techo con un poco de alquitrán para tapar los agujeros.

Eso funcionó bastante bien durante un tiempo, pero finalmente comenzó a filtrarse. Así que colocamos esta hoja gigante de plástico en la parte superior del techo para recoger el agua. Pero luego eso comenzó a ceder. Así que hicimos un agujero donde estaba combado y pasamos una manguera a un fregadero en la parte de atrás.

Greenfield: No fue exactamente elegante.

Cohen: Sí, pero funcionó durante un tiempo, hasta que un día el termostato se rompió y el plástico se derritió. En ese momento salió el departamento de bomberos y tuvimos que arreglar realmente el techo.

Harrison: ¿Qué más puedes recordar sobre esa primera tienda?

Greenfield: Teníamos techos altos y estas estufas de leña en el medio de la tienda, con chimeneas subiendo por el techo. Los colores del interior eran bastante apagados, principalmente corcho y madera natural. Todos los colores brillantes en las tiendas hoy, vinieron después. Pero teníamos este piano en la tienda que Ben y yo habíamos reconstruido.

En el frente de la tienda, teníamos nuestro congelador de helado de cinco galones, sal de roca y helado, como uno que podría tener en su casa. Se necesitaría aproximadamente media hora para hacer un lote, y luego Ben y yo estaríamos detrás del mostrador recogiéndolo.

Una de las mejores partes fueron los guionistas, esas son esas cuchillas de madera que giran, y cuando las sacas, siempre tienen helado pegado a ellas. Por supuesto, en casa, podrías lamer a los guionistas. Entonces, hacíamos lo mismo en el salón y los poníamos a disposición de los clientes.

Harrison: Espera, ¿para lamer?

Greenfield: Por supuesto. Era una época diferente, mucho más relajada, sin todas las regulaciones que tienes hoy.

Harrison: ¿Cómo decidiste el nombre de Ben & amp Jerry's?

Cohen: Traté de ser lindo al principio, jugando con algunas ideas como La máquina voladora de Josephine, basada en la canción antigua. Creo que también hablamos de la abuela.

Fue Jerry quien dijo que era tradicional que las heladerías caseras llevaran el nombre de sus dueños, y tenía razón. Jugamos con Ben & amp Jerry's, Jerry & amp Ben's, y al final, Ben & amp Jerry's salió un poco mejor. Entonces, hicimos a Jerry el presidente de la compañía para compensar el último lugar.

Greenfield: Realmente no es el último. Segundo.

Cohen: Está bien, eso es cierto. Segundo.

Harrison: ¿Cómo aprendiste los entresijos de administrar un negocio?

Greenfield: Honestamente, aprendimos mucho de estos pequeños folletos que la Administración de Pequeñas Empresas publicó en esos días. Eran 20 centavos la pieza, los podías conseguir en la oficina de correos, y uno sería sobre cómo calcular tu punto de equilibrio, otro sería sobre cómo administrar tus libros. Esa fue prácticamente nuestra educación empresarial.

Harrison: Entonces, ¿qué pasa con sus decisiones de contratación? ¿Qué estaba buscando cuando contrató a sus primeros empleados?

Greenfield: Honestamente, fue completamente aleatorio. Realmente no sabíamos lo que estábamos buscando y no teníamos ninguna habilidad de contratación. A veces funcionó y otras no. Sin embargo, en general, las personas que encontramos fueron increíbles y algunas de ellas propusieron algunas de nuestras mejores ideas. Nuestra receta de hot fudge, por ejemplo, básicamente la que todavía usamos hoy, fue una receta que nos trajo uno de nuestros primeros empleados.

Harrison: ¿Cuál fue su mayor desafío en los primeros años?

Greenfield: dinero. No teníamos suficiente.

Cohen: Sí, cuando llegó el invierno, salía más dinero del que entraba y realmente no teníamos reservas de efectivo. Tampoco estábamos ganando tanto dinero como esperábamos en el verano, porque estábamos gastando demasiado. No pudimos obligarnos a tomar porciones más pequeñas, porque los clientes querían las primicias grandes.

Harrison: ¿Eso es lo que lo empujó al negocio mayorista?

Cohen: Bien, pensamos que podríamos generar un negocio adicional vendiendo tarrinas de helado, lo que resolvería tanto el problema comercial estacional como el problema del control de las porciones. Comencé vendiendo tinas a restaurantes, y las transportaba en esta caja aislada en la parte trasera de mi camioneta, la idea era conducir tan rápido como pudiera entregando tanto helado como pudiera antes de que se derritiera.

Sin embargo, solo podía contener 16 tarrinas en esa caja, y comenzamos a vender más que eso, así que compramos un camión de helados muy viejo con refrigeración mecánica. Manejé eso por un tiempo, pero nuestros costos de entrega realmente aumentaron, porque el camión seguía descomponiéndose y tendría que ser remolcado de regreso al garaje.

Nuestro último esfuerzo fue empacarlo en pintas y venderlo en las tiendas de abarrotes familiares que pasamos de camino a los restaurantes. Así es como entramos en ese negocio.

Harrison: Entonces, ¿hubo un momento que provocó su ascenso a una marca global?

Greenfield: No lo creo, definitivamente no sucedió de la noche a la mañana. Sin embargo, si hubo un momento al que señalar, probablemente fue la invención del helado de masa de galleta con chispas de chocolate, que realmente capturó la imaginación de la gente, y surgió porque habíamos comenzado a hornear galletas caseras en el lugar junto con el helado casero. en la tienda de Vermont. Un día, el panadero y el heladero se reunieron y el panadero dijo: "¿Por qué no pruebas un poco de esta masa para galletas en el helado?"

Harrison: ¿Puede explicarme su legendaria batalla de marketing con Pillsbury?

Greenfield: Claro. Acabábamos de empezar a envasar helados y venderlos a las tiendas de comestibles, y Pillsbury acababa de adquirir Haagen-Dazs, por lo que ahora eran propiedad de este gran conglomerado. Nuestra empresa se había asociado con distribuidores en el norte para comenzar a vender Ben & amp Jerry's, y la mayoría de ellos ya llevaban Haagen-Dazs.

En algún momento, Pillsbury se acercó a los distribuidores y les dijo que abandonaran Ben & amp Jerry's o dejarían de venderles Haagen-Dazs, que era un artículo rentable para estos distribuidores. Entonces iban a dejar de vender nuestros productos. Sabíamos que tratar de demandar a Pillsbury, una empresa de 4.000 millones de dólares, no funcionaría, así que decidimos llevar nuestro caso a la gente con una campaña llamada "¿A qué le teme Doughboy?"

Sacamos letreros en los autobuses de tránsito y pusimos un número 800 en nuestro empaque de helado. If customers called, they would get an answering machine message with Ben and I explaining the situation, and if they left their address on the machine, we would send them a mailing kit with a bumper sticker and they could order a “What’s the Doughboy Afraid of?” T-shirt.

It was this classic David-and-Goliath story, and it got picked up in the press, and eventually, Pillsbury backed down because they were getting so much public pressure. That’s really what permitted Ben & Jerry’s to be distributed across the country.

Harrison: Eventually, Ben & Jerry’s was sold to a large conglomerate, Unilever. How did that sale happen?

Greenfield: It’s still not completely clear to us whether the company was approached or not. Our CEO at the time said he was approached, though he had quite an interest in selling the company because he was very incentivized with stock options. So he’s probably the only guy who really knows. Once that happened, though, there were several companies that showed interest, and we got into a bidding war. Once the company was put in play, there was really no putting the lid back on the jar. Honestly, at points, it was excruciating.

Harrison: If you could go back to those small-business years and give yourself some advice, what would it be?

Greenfield: I think we could have been more selective in chasing opportunities. We just felt so much pressure to go after so many different things when we started growing — new markets, new products. It’s hard to do things well when you’re trying to do so much so quickly.

I would also put even more time into making sure we put the right people in place, too, ones who believed in our social mission but also had the necessary business skills. Those don’t always go together. And we knew that’s what would separate Ben & Jerry’s — even more than the great flavors, it was important for us to make our social mission a central part of the company.


There's New Legal Drama Around McDonald's Soft Serve Machines

McDonald's perpetually broken soft serve machines are, once again, in the limelight. After news broke in late 2020 of the increasing popularity of Kytch—a third-party device that can improve the chain's soft serve machine performance—McDonald's allegedly intervened in order to sabotage the fledgling tech company that makes it. As a result, the fast-food giant may be facing a lawsuit.

The soft serve machines had been in the headlines long before Kytch came around. The equipment, produced by a company called Taylor and known officially as the "Taylor C602," is notoriously unreliable and a regular punchline with customers on social media. Some claim it's almost impossible to get a soft serve at their local McDonald's because those ill-fated machines are "out of service" more often than not. In March, when the third federal stimulus check was disbursed, hundreds of McDonald's fans Tweeted some version of the joke that they would donate their $1,400 to repair their local Mickey D's soft serves. A year before that, McDonald's itself scored almost thirty thousand likes with a Tweet making fun of its own machines.

That was in August of 2020. But within three months, the chain's attitude seemingly shifted with news of the new third-party device, which could easily "hack" into the soft serve machine and fix it. The technology was developed by Kytch, a California-based company co-founded by engineering couple Melissa Nelson and Jeremy O'Sullivan.

Some McDonald's franchisees saw Kytch as a much-needed solution to their soft serve problems and started using the device quickly. After all, they had been waiting for a system-wide solution for years, but McDonald's never delivered on their promises. What they were left with were expensive machines whose inner-workings were inaccessible to them, unless they hired Taylor-approved distributors to perform pricey maintenance and fixes. On the other hand, Kytch basically offered user-friendly tools for diagnosing and, in some instances, preventing soft serve machine malfunctions.

The gospel of Kytch was spread far and wide among McDonald's operators when Tyler Gamble, a prominent member of the National Owners Association (the largest conference of McDonald's franchisees), endorsed it last October. After that, Kytch sold some 500 devices, with another 500 projected to be sold by the end of the year. Considering the total market for Taylor equipment solutions consists of about 13,000 McDonald's locations, the company was off to a great start.

But it all came to a halt on November 2, when McDonald's—seemingly out of nowhere—issued a franchise-wide notice discouraging store owners from installing Kytch, and advising them that the use of the device would invalidate their warranties with Taylor. The following day, a follow-up email from McDonald's announced the release of Taylor's own "Taylor Shake Sundae Connectivity"—a user-interface device similar in concept to Kytch.

A McDonald's spokesperson confirmed to Eat This, Not That! that the company did, in fact, warn their franchisees that using Kytch would invalidate their warranties, as well as pointed out potential safety risks involved. "Kytch's software includes a remote operation function, and with this feature, we believe anyone cleaning, operating, or repairing our soft serve machines (like restaurant crew members or maintenance technicians) could potentially be injured if the equipment is turned on remotely," the company said in a statement.

McDonald's also confirmed that a new proprietary "connectivity solution" is in the works, and currently being tested in several dozen locations across the country. The technology will allow restaurant managers to receive text message updates from their soft serve machines when there's a problem and provide data to help keep them running smoothly.

The makers of Kytch, however, suspect foul play—McDonald's only announced their own very similar device after Kytch had already been on the market. But the restaurant chain denies copying Kytch, stating that "For several years now, we've been exploring various opportunities to improve reliability in partnership with Taylor."

Kytch's contracts forbid McDonald's franchisees from sharing the technology with third parties. If, as Nelson and O'Sullivan believe, Taylor did manage to access a Kytch device (which the company has not denied), it would have been with the help of a McDonald's franchisee. As they revealed to Cableado, the Kytch makers suspect several of their McDonald's clients have violated their contracts—including, notably, Gamble—and they plan to file lawsuits against them.

Beyond individual franchisees, O'Sullivan told the publication that Kytch intends to "hold every guilty party fully accountable," and expressed interest in bringing McDonald's and Taylor to court. What will come of the pending lawsuits remains to be seen.

For their part, McDonald's denies any wrongdoing. "There's no conspiracy here. We choose equipment and suppliers that we believe will best serve McDonald's franchisees, restaurant crew, and customers," their statement reads.

Don't forget to sign up for our newsletter to get the latest restaurant news delivered straight to your inbox.

Editor's Note: This article has been updated with comments from McDonald's.


Sorry, Rewarding Voters With Free Food Is Technically Illegal

After performing their civic duty on Election Day, millions of Americans will proudly wear their resulting “I Voted” sticker as a badge of honor — and scores of restaurants will seize the opportunity to get customers in the door by rewarding voters with discounts or free food, from Shake Shack fries to night-long happy hours.

Pero despite the proliferation of such promos, they’re actually against the law: The Federal Election Commission bans any kind of rewards — no matter how nonpartisan — for voting when federal candidates are on the ballot. (And restaurants offering rewards in exchange for voting for a particular candidate, such as a pho restaurant in Las Vegas that promised Trump voters a discount in 2016, are definitely thumbing their nose at the law.)

Why are giveaways illegal?

"This is a very common problem, because people believe they are doing their civic duty by encouraging other people to vote. And in many states, in elections when federal candidates are not on the ballot, this activity is perfectly legal," University of California Irvine law professor Rick Hasen previously told Politico.

Rewarding people for voting has been illegal since 1948, and it’s not hard to see why: Offering cash or goods in exchange for ballots would be a pretty clear violation of our free democracy.

Has anyone gotten caught?

Famously liberal ice cream company Ben & Jerry’s found this out the hard way in 2008 when it tried to give away free scoops to voters after being notified that it was running aground of the law, the company extended the giveaway to everyone. (Starbucks also launched — and quickly abandoned — a promo for free coffee for voters that same year.)

How do so many restaurants skirt the law?

Sometimes, it’s simply all in the wording: Some restaurants promote free food for anyone “wearing a sticker” — not just an “I Voted” sticker.

But plenty of other restaurants with less shrewd legal departments still continue to promote straightforward giveaways for people who vote each year and get away with it. Smaller, local restaurants giving away, say, free chips and salsa to voters simply aren’t likely to catch the attention of the Justice Department, and the feds have even declined to go after major corporations — letting Starbucks off with a warning, for instance — likely deeming such pursuits not worth the time or effort.

Okay, so where can I get a deal for today’s midterms?

Shake Shack: Free fries with any purchase by using the code “ivoted” on the Shack App or by showing your “I Voted” sticker during ordering.

Potbelly Sandwich Shop: Free cookie with purchase just ask during checkout. There’s “no requirement to vote” to receive the deal, but per Potbelly’s Twitter account, “you should.”

Corner Bakery Cafe: Free coffee (any size, cold brew included) by showing off an “I voted” sticker.

Baked by Melissa: Free cupcake to those who show an “I Voted” sticker at a retail store online orders get 10% off.

Birch Coffee: The NYC coffee chain will offer free drip coffee to anyone wearing an “I Voted” sticker.


Ver el vídeo: Ben u0026 Jerrys Sues Porn Company Over Ben u0026 Cherrys